Menú Principal
20 de Febrero de 2015

Hospital de Imperial gestionan exitosa cirugía de Espina Bífida para joven madre

Todo un éxito resulto la cirugía que corrigió el mielomeningocele o espina bífida congénita para una joven madre, Camila López (18), oriunda de Nueva Imperial, paciente recientemente intervenida, realizándose al feto in útero, operación de espina bífida que le fue practicada en un embarazo de 24 semanas de gestación en el Hospital Regional de Rancagua, gracias a las gestiones realizadas por el personal Clínico, Administrativo y Directivo de las instituciones de salud de la Comuna.


ba1de92c7cSi bien Camila López reconoce que ha sido una experiencia difícil de enfrentar, pues es su primer embarazo y con complicaciones para su futuro hijo, asegura sentirse esperanzada de lo que viene y muy agradecida por la rápida acción emprendida por el Centro de Salud Familiar (Cesfam) y el Hospital Intercultural de Nueva Imperial, quienes detectaron y gestionaron la operación en el centro asistencial de la Ciudad de Rancagua.

Equipo_Mediop_Rancagua“Después de realizarme una ecografía en Temuco, me informaron que mi hijo venía con este problema. Después de consultar a varios especialistas, tuve la oportunidad de venir a este hospital. Al principio fue difícil la noticia de que mi hijo venía con una malformación, pero se han abierto puertas que han hecho todo más fácil. Lo más importante, es que pudimos concretar la operación, que era lo que necesitábamos para que mi hijo naciera sano”, comentó.

Por su parte, Marcela Sanhueza, madre de Camila, se mostró agradecida del equipo médico. “Mi hija llegó a muy buenas manos. Sin duda, el doctor que la operó tiene manos de ángel. Son muy pocos los médicos que realizan esta operación, y el equipo del Hospital Regional lo hace de forma muy generosa. Sólo tengo gratitud hacia todo el equipo médico, matronas, enfermeras, hay muy buenas personas en este hospital”.

Según nos comenta,  Domingo Alarcón,  matrón del Cesfam de Nueva Imperial “la paciente se realizó una ecografía particular con 20 semanas donde se le descubrió un mielomeningocele a nivel lumbar que comprometía 5 vertebras. En esa oportunidad el Dr. Juan Daniel Sepúlveda del Centro de Salud Familiar (Cesfam),  le sugirió contactar al  Dr. Waldo Sepúlveda de Santiago,  para la posibilidad de una evaluación y tratamiento intrauterino. En estas circunstancias es que Camila se acerca a hablar conmigo al día siguiente en los Pasillos del Cesfam. Para suerte de ella, yo como miembro de la  Sociedad Chilena de Matrones Ultrasonografistas (SOCHMU) tengo contacto con el Dr. Sepúlveda, que es una especie de asesor de esta agrupación. A través de correos electrónicos le conseguí una hora de evaluación extra para cuando la paciente pudiera llegar a Santiago”, comentó Alarcón.

Posteriormente,  la madre de Camila acude a la Dirección del Hospital de Nueva Imperial, donde se realizan los contactos con el Hospital de Rancagua,  y el encargado de llevar adelante el caso fue el  Sub Director Administrativo del Hospital de Nueva Imperial, Sr. Waldo Montecinos, quien define los aspectos administrativos y  gestiona rápidamente el traslado  y los medicamentos que se requieren para la intervención  “conseguimos que  programaran en tabla  la operación en Rancagua  el 20 de diciembre dependiendo de los resultados de una Resonancia Magnética, los pasajes para  la paciente y un acompañante (la madre)  y la adquisición de un medicamento el cual conseguimos  gracias a las gestiones realizadas desde la Dirección de Servicio de Salud Araucanía Sur, por el Subdirector Médico Dr. Jaime Neira”, relato Montecinos.

Gestionado lo anterior es la Unidad de Medicina Fetal del Hospital Regional Rancagua (HRR), quienes resuelven la patología de Espina bífida, pues este  centro de salud público se encuentra a la vanguardia de la cirugía prenatal en nuestro país, quienes corrigen el mielomeningocele o espina bífida congénita. En este marco, el equipo médico del establecimiento desarrolló exitosamente su séptima operación, siendo desde el año 2012 el único hospital de la red pública nacional en efectuar esta compleja intervención.

Sin duda, un notable aporte para usuarios que no pueden acceder a esta intervención en el sistema privado de salud, donde el costo se ubica sobre los 15 millones de pesos. En contraposición, en el Hospital Regional Rancagua todo el equipo que participa de estas cirugías lo hace ad honorem, los sábados, lo cual disminuye notoriamente los costos.

En esta séptima intervención el equipo médico estuvo formado por los ginecólogos Dr. Edgardo Corral y Dr. Waldo Sepúlveda, el neurocirujano Dr. Franco Ravera y los anestesistas Dr. Juan Carlos Devoto y Dr. Raúl Torres.

El mielomeningocele

El mielomeningocele es un defecto congénito, no letal pero discapacitante,  que aqueja aproximadamente a 1 de cada 1.000 nacidos vivos, y consiste en el cierre inicial defectuoso de la columna vertebral y la médula espinal.

Esta operación es poco frecuente, principalmente por su complejidad. Actualmente, sólo se efectúa en Estados Unidos, algunos países de Europa y en Brasil y Colombia como referentes latinoamericanos. Sin embargo, el equipo médico del Hospital Regional de Rancagua apuesta por la intervención, principalmente por los significativos beneficios que traerá para el feto en el futuro.

Dr. Waldo Sepúlveda, ginecólogo y especialista en medicina materno-fetal, explica el procedimiento. “La cirugía consiste en una intervención a útero abierto, con el objetivo de reparar el canal medular o espina bífida. La operación implica realizar una incisión a la madre, tal cual se efectúa en una cesárea. De esta forma, se exterioriza el útero, se abre y se expone al feto para que el neurocirujano intervenga para la reparación de la columna vertebral”.

“Nosotros entramos cuando el obstetra nos expone la espalda del bebe después de la incisión en el útero. Entonces, al visualizar el defecto de la columna, comenzamos a intervenir bajo visión microscópica para reparar el defecto en la columna medular”, complementa el neurocirujano, Dr. Franco Ravera. Además, Dr. Ravera se refiere a los beneficios que la cirugía trae en el feto. “Principalmente, buscamos evitar una posible  hidrocefalia, que consiste en una malformación que implica dilatación del sistema ventricular y descenso del cerebelo.  Al hacer la operación de forma intrauterina, esta malformación desaparece. Además, existen estudios que demuestran que se puede mejorar notablemente la función motora durante la etapa pediátrica”.