Menú Principal
21 de Noviembre de 2019

Profesionales de Hospitales de la Red Asistencial Araucanía Sur son capacitados en técnicas de reanimación neonatal

Al nacer, un 10% de los niños necesitan algún grado de asistencia para comenzar a respirar, un hecho que demanda que cualquier persona que participa en la atención de partos esté capacitado en reanimación para brindar la asistencia correcta y oportuna, ya que de lo contrario el recién nacido puede morir o quedar con secuelas para el resto de su vida.

Ante la necesidad de mantener una constante actualización en las técnicas y últimas recomendaciones de organismos internacionales, el Servicio de Salud Araucanía Sur a través de la Red de Pediatría en conjunto con la unidad de Simulación Clínica y el Equipo de Instructores en Reanimación Neonatal de la Universidad de La Frontera y el Hospital Hernán Henríquez Aravena, desarrollaron una nueva versión del curso de Reanimación Neonatal para profesionales de la red Asistencial.

Profesionales médicos, matronas, enfermeros de los distintos hospitales de la provincia de Cautín y personal del SAMU participaron en la capacitación teórico-práctica, con simulación de casos por medio de fantomas, que sigue lineamientos de las academias Americana de Pediatría y Americana del Corazón, que cada 5 años publican un texto con recomendaciones para la reanimación neonatal.

El doctor Andrés Román, Jefe de la Unidad de Neonatología del Hospital Regional y director del Equipo de Instructores de Reanimación Neonatal del Hospital HHA y la UFRO, precisó que en este tipo de casos:

“Tenemos que ayudar a los neonatos a iniciar la respiración o apoyo circulatorio con masaje cardiaco, o drogas también para que parta el corazón en caso de una asfixia, por ejemplo. Entonces, que el personal esté capacitado en estas técnicas y lo haga de forma fluida, tiene repercusión en el neurodesarrollo o en la sobrevida de estos niños”.

Este curso se realiza en la Red Asistencial desde el año 1994 y de forma sistemática desde 2001 a la fecha, lo que ha logrado cifras de mortalidad infantil bajas, donde la capacitación continua ha resultado ser clave en la calidad de vida o sobrevida de los niños, fomentando que el personal que atiende partos y de atención de urgencia esté actualizado y familiarizado con las técnicas de reactivación neonatal.